HIPOTIROIDISMO

El cambio. Comienza la búsqueda

Empecé tomando Eutirox de 25 mg e inmediatamente empecé a notar los efectos.
Comencé a retener líquidos de una manera espantosa, mis pies y mis tobillos parecían botas, me dolían muchísimo, no me entraba ningún zapato incluso las zapatillas de deporte me quedaban más apretadas de lo normal. Me dolían todos los músculos, un dolor rarísimo y que no había experimentado nunca antes, era parecido a una quemadura en la piel pero en mi piel no había ninguna herida, había veces que me pasaba en la cara, era un dolor insoportable. Me rozaba y veía las estrellas. Era absurdo tomar analgésico por que en mi piel no había nada en absoluto y además no me aliviaba. Era curioso, éste dolor era pasajero, podía tenerlo solo un día y al siguiente haberse ido por completo o incluso se extendía a lo largo del día por diferentes zonas y desparecer dos días después. Aquello evolucionaba como un Pokemon, cambiaba de intensidad o de zona a su antojo.
Cuando andaba me cansaba en exceso, me costaba respirar, todo me apretaba. Los cambios de humor se volvieron mucho más acusados. Tenía dificultad para regular mi temperatura corporal, pasaba del frío al calor en poco tiempo por lo que fui empalmando resfriado tras resfriado continuamente. Llegó el insomnio , no conseguía dormirme antes de las 4 de la madrugada nunca, por muy cansada que estuviera. Había noches que lo que me impedía dormir era el dolor en las piernas, me daban como una especie de calambres. Y llegaron las OJERAS, siempre las he tenido pero no tan oscuras ni tan marcadas y, sobre todo más en un ojo que en otro, el derecho siempre está peor. Las ojeras llegaron y al igual que otros síntomas, vinieron y decidieron quedarse para siempre.
Los dolores de estómago siguieron y cada vez peores, más punzantes y más duraderos en el tiempo. Ya no me valían las técnicas de respiración rudimentarias que utilizaba para que se me pasaran. Tocaba aguantarse y esperar a que decidieran irse.

Pasaron los meses y de pronto en uno de los análisis mi TSH aparecía controlada, cuando mi dosis había alcanzado los 112 mg. <<¡Qué alegría!>> me decían, <<¿No te alegras?>> pues no, no me alegraba por que habían pasado NUEVE meses y seguía sin tener PERÍODO.
Lo comenté en la consulta a mi médico de cabecera y entonces decidió que era el momento de recetarme anticonceptivos, para que me regularan mi regla. Y eso hizo, me recetó YASMINE, la mejor pastilla que he tenido que tomar en mi vida, al mes de tomarla recuperé la regla. ¿Qué pasó en el siguiente control? Pues que mi TSH volvió a descontrolarse.. y vuelta a empezar con la búsqueda.
Así pasó el tiempo y, sin darme cuenta pasaron 7 años. 7 años sin poder perder peso, sin poder hacer ejercicio como quería por que mi cansancio me lo impedía. 7 años de controles y de búsquedas, de subidas y bajadas de dosis…. Y mis dolores de estómago pasaron ya a un nivel insoportable. Cuando aparecían ya me afectaba hasta la espalda, empezaba el dolor y se me reflejaba otro en el centro de la espalda y podía pasar horas con el. Solo pasaba cuando me daban ganas de vomitar y vomitaba…y era entonces cuando desaparecía. Casi siempre me daba de noche por lo que me la pasaba en vela.
7 años después por fin se me estabilizó, pero entonces llegó el brote de alergia y de ROSÁCEA. Me vi obligada a ir de Urgencias al hospital por esto en 4 ocasiones, a cual peor . Párpados caídos y ojos encapotados, rojos e incluso completamente inflamados y, sobre todo la cara roja con venitas inflamadas y llena de ronchas. Era Febrero y pensaron que podía ser la alergia..                <<¿Algún tratamiento que debamos saber que toma?>>  mis pastillas de la alergia, anticonceptivos y Eutirox contesté.

<< Pues bien, vamos a mandarle un ciclo de corticoides y un pinchazo de antihistamínico>> NO!!!! Dije.
<<¡No pasa nada es un ciclo de corticoides corto y será inocuo para tu tiroides!>>.
A regañadientes acepté casi obligada.. A los dos meses después de esto, mi tiroides me había subido de nuevo y tenía que tomarme otra dosis. Éste último proceso de cambio duró 9 meses y, mientras tanto mi dermatólogo me dijo que tenia un brote agudo de rosácea y que debía tomar durante tres meses antibióticos, ponerme Rocex en la cara y cambiar totalmente mi rutina, a partir de entonces debía utilizar productos neutros con glicerina y sin parabenos y que me fuera olvidando, de por vida, de tomar mucho el sol….
EVITAD los corticoides en la medida de lo posible, son fatales para el tiroides.
A partir de ahí toda una etapa se cierra y comienza una nueva metamorfosis que descubriréis en el siguiente post.
Animaos y participad!!!

Por favor, si te gusta comparte;)

También te puede interesar

Share

¿Tienes algo que decir?, ¡No lo dudes y participa!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: